inicio

¿Qué son las CER?

No es un movimiento Eclesial, es una experiencia de vida
Cristiana capas de vivir mejor el misterio y el seguimiento
de Cristo dentro de sus parroquias.
Equipos San Pablo
Pilar fundamental para la consolidación de las pequeñas comunidades
La virtualidad también es un camino al encuentro con Cristo
Síguenos en las redes sociales
Las CER cuentan con un nuevo Equipo de Comunicaciones
- Equipo de comunicaciones San Pablo -

NUESTRA SEDE

Cra 35 #48A 63 Buenos Aires
Medellín, Antioquia
TEL. 501 7143 - WhatsApp 319 494 97 85
secretaria@cermedellin.org

¿Qué son la CER?

Las comunidades por el Reino de Dios (CER) no son un movimiento eclesial o una asociación de fieles laicos. Se trata, más bien, de una experiencia cristiana, que a partir de un proceso de evangelización y un compromiso personal de responder a Dios que nos ama y  nos habla. Las CER busca, con la fuerza del Espíritu Santo , vivir en pequeñas comunidades, así como en el comienzo de la Iglesia y conforme con la gracia de ser Bautizados.

Espiritualidad de la CER

Las CER se proponen conducir a sus miembros, mediante sencillos elementos que están lejos de todo fanatismo, sentimentalismo o integrismo, a vivir el Santo Evangelio de Nuestro Señor Jesucristo (cf. Mc.1,15). Por tanto, se parte de un encuentro y conocimiento de Cristo que lleve a optar por él como Maestro y Señor y a configurarse con él por el amor, a fin de prolongarlo aquí y ahora, teniendo sus mismos ideales, asumiendo su misma misión, viviendo su misma vida (cf. Gal.2,2O; 4,19).

Formacion

Como Jesús hizo con los discípulos, explicarles las escrituras, así también las personas que se acercan a las CER, tienen ese espacio de formación y estudio, para que entre todos los participantes puedan discernir adecuadamente los signos del Reino de Dios.

Fraternidad

Las CER nos permiten comprender que la vivencia de la gracia bautismal, conlleva la experiencia de la fraternidad con todas las personas, expresada concreta y permanentemente en relaciones de verdad, justicia, responsabilidad y solidaridad, que llegan a su máxima manifestación cuando nos entregamos para que todos vivan el gozo y la plenitud del Reino de Dios.

Compromiso

Ningún proyecto será exitoso si no se tiene el compromiso necesario para ello, por eso cada integrante de las CER posee una serie de compromisos a nivel personal y comunitario, para su correcto funcionamiento. De modo que, sintiendo el llamado particular de Dios en sus vidas, puedan testimoniar el encuentro con Cristo Resucitado.

Naturaleza de la CER

Las CER, Comunidades Eclesiales por el Reino de Dios, son una experiencia de vida cristiana que, como su mismo nombre lo dice, se fundamenta en tres parámetros esenciales: 1) La decisión de creer en el Evangelio de Nuestro Señor Jesucristo vivido en pequeñas comunidades en las que, por la gracia del Espíritu Santo, se experimenta la dicha de ser hijos de Dios, se cuenta con la presencia de Cristo Resucitado y se construye la alegría de la fraternidad. 2) El propósito de vivir en profunda comunión con el misterio y la misión de la Iglesia Católica, a partir de una fiel obediencia al Magisterio y una concreta vinculación a la vida de la propia diócesis a través de las parroquias. 3) El ideal de buscar en cuanto se piensa, se ama, se dice, se hace y se es el advenimiento del Reino de Dios, como la única causa por la que vale la pena vivir y morir, conscientes de que todo lo demás vendrá por añadidura (cf. Mt.6,33).

Esta experiencia de vida que, a partir de un proceso de evangelización y un compromiso personal de santidad, busca responder, con la fuerza del Espíritu Santo, al amor de Dios que se nos ha revelado en Cristo, se realiza en pequeñas comunidades, ordinariamente de 15 a 25 personas, que ofrecen a sus miembros con una metodología sencilla los recursos necesarios para vivir la gracia y la alegría de su Bautismo, como en los primeros días de la Iglesia. Por tanto, modelo de toda CER será la comunidad apostólica que reunida con María, en tomo a Cristo Resucitado, se abre a la luz y a la fuerza del Espíritu Santo, para vivir y anunciar en el mundo a Dios y su Reino.

Cada CER podría describirse corno una agrupación estable y orgánica de personas centradas en Cristo y animadas por el Espíritu Santo, que se aman y se sienten responsables unas de otras desde su profunda experiencia de la paternidad de Dios, que se esfuerzan en edificarse y ayudarse mutuamente, que celebran juntas su fe, que siguen la orientación de sus Pastores y que con su estilo de vida y su compromiso apostólico se hacen testigos y prolongación de Cristo Resucitado.

El desarrollo y organización de las CER tendrá lugar, de acuerdo con su espiritualidad y metodología, en el ámbito diocesano y parroquial en el que encontrarán espacio para su vida, su formación y su apostolado, a partir de la realidad, las instituciones y los proyectos pastorales de la diócesis y de las parroquias.